Repsol, segunda mayor eléctrica en Asturias tras culminar la compra de activos a Viesgo

La petrolera española Repsol se convirtió ayer en la segunda compañía eléctrica con mayor implantación en Asturias (77.000 clientes, fundamentalmente en la cuenca del Caudal y en el Occidente de la región) tras consumar el acuerdo de compra a Viesgo tanto de su cartera de usuarios en la comunidad como de sus centrales hidráulicas en el río Navia (Arbón, Doiras y Silvón) y en los Picos de Europa (Camarmeña y Arenas, en Cabrales).

En el conjunto de España, Repsol ha adquirido a Viesgo, por 733 millones de euros, instalaciones hidráulicas en Asturias y Cantabria (que aportan en conjunto 700 megavatios) y dos centrales de ciclo combinado de gas en Algeciras (Cádiz) y Escatrón (Zaragoza), que suman otros 1.650 megavatios, así como el negocio de comercialización de electricidad y gas con 750.000 clientes repartidos por el país, aunque concentrados fundamentalmente en Asturias (que representa el 10,26% del mercado eléctrico y gasista de la petrolera), Cantabria, Galicia, Andalucía, Castilla y León y Madrid.

Las instalaciones de generación adquiridas (todas ellas de baja emisión contaminante) suman una potencia de 2.350 megavatios, que, añadidos a los 600 megavatios de las plantas de cogeneración que ya tenía Repsol, elevan su capacidad a 2.950 megavatios. Repsol expresó ayer su voluntad de reforzar su posición como operador multienergía y potenciar su negocio. Ya tiene planes en marcha de 289 megavatios en Valdecaballeros (Extremadura) y Viana do Castelo (Portugal) y sopesa la posible potenciación de una instalación hidroeléctrica en Cantabria.

Para acometer esta nueva actividad Repsol ha constituido la sociedad filial al 100% Repsol Electricidad y Gas, que -al igual que Viesgo- tendrá sede en Santander. La nueva compañía parte con una cuota de mercado en el sector español de la eletricidad y el gas superior a 2%, con la pretensión de alcanzar el 5% y 2,5 millones de clientes (algo más del triple que los actuales) en el año 2025. Repsol Electricidad y Gas, que nace con 400 empleados (en su mayor parte procedentes de Viesgo) está presidida por María Victoria Zingoni (que compatibilizará este cargo con el de directora general de refino, distribución y comercialización de petróleo y gas del grupo que ya ocupaba) y como consejero delegado ha sido designado Francisco Vázquez, hasta ahora director ejecutivo de refino de la petrolera.

Con su entrada en el negocio eléctrico, Repsol se suma a otras grandes petroleras que se están diversificando para tomar posiciones en el proceso de transición mundial hacia energías limpias.

En Noviembre de 2018, Repsol finalizó la compra completa de los activos de la compañía Viesgo. Esta adquisición otorga a Repsol 750.000 nuevos clientes en su cartera, además de incorporar nuevas instalaciones y métodos más limpios y eficientes para obtener gas. pudiendo generar 2.350 MW (megavatios) de bajas emisiones.

Tras la compra, Repsol se convierte en Repsol Electricidad y Gas, ofreciendo servicios en toda España de luz y gas natural. Esto aumenta la competencia del mercado energético beneficiando, así, a los consumidores.